Blog Grupo LUPE

Blog del Grupo LUPE, Noticias de Sonido, Iluminación y Video-proyección.

17

Jan 2017

Así influye la música en la salud del cerebro

La música, cualquiera sea su género, ha tenido una presencia fundamental en todas las épocas y las culturas a través de los siglos, desde los comienzos de la humanidad.

En la actualidad, las investigaciones cerebrales han despertado un creciente interés porque nos ayudan a comprender mejor el comportamiento humano y su relación con el mundo que lo rodea. Las ciencias médicas reconocen hoy especialidades como la neurocardiología y la neurogastroenterología y también la neuromúsica.

Se denomina neuromúsica al área del conocimiento que estudia el vínculo entre el cerebro y la expresión musical humana, investigando el funcionamiento cerebral durante la creación, la interpretación y la audición musical.

Los efectos de la música en el sistema inmune

La relación entre el cerebro y la música es más bien emotiva. A diferencia del lenguaje hablado o escrito, de designio fundamentalmente racional, la música apela más que nada a nuestra emoción, facilitando y reforzando vínculos de afecto, sentimiento y empatía.

Al escuchar o hacer música el cerebro se beneficia de la descarga y catarsis emotiva que se genera durante esos procesos creativos, ya que al ser algo abstracto, sortea lo racional y estimula directamente las estructuras cerebrales que regulan las emociones. Esta es la razón por la que la música se comparte, se asocia al fervor religioso, la pasión deportiva, las fechas íntimas (cumpleaños, casamientos, funerales), el entusiasmo político, el teatro o el cine, todas situaciones que conllevan emociones que la música estimula.

La música refuerza todas nuestras emociones. Se encauza en nuestro cerebro involucrando muchas áreas que se reclutan en forma coordinada y simultánea. Se ha comprobado que efectivamente la música nos toca porque las vibraciones sonoras abordan nuestro cuerpo primero, en la piel; y luego al atravesar tejidos que alcanzan músculos, huesos y órganos.

Arte antiestrés: colorear para relajarse

Esta conexión emocional hace que la música sea también muy importante en el tratamiento de ciertas enfermedades, como es el caso de las personas afásicas, que por una lesión cerebral pierden la capacidad de hablar, y logran articular palabras a través de la música.

Igual de efectiva es para la memoria. La música facilita la memoria: el sonido de una melodía puede hacernos recordar su título, que espontáneamente no nos “venía a la cabeza”. Es por esto que la llamada “terapia por entonación melódica” es un recurso terapéutico de gran importancia hoy en día, y en general se recurre a melodías conocidas o reconocibles por los pacientes tratados.

Investigaciones recientes coinciden en que hacer música es la tarea de mayor demanda para el cerebro ya que durante un encuentro musical se desenvuelven la autonomía, la creatividad, la flexibilidad cognitiva, las habilidades sociales, visoespaciales y motoras, la atención, la memoria, la toma de decisiones, la emoción, la expresión.

Al observar una pintura, escultura o fotografía que muestre figuras humanas, por ejemplo, inconscientemente nuestro cuerpo tiende a imitar su expresión facial, actitud o postura. El efecto es muy sutil, mínimo, no claramente observable ni consciente, pero tiene un correlato neurobiológico detectable en resonancia magnética funcional.

Este hallazgo muestra que a partir de un estímulo visual se activan en el observador, aparentemente pasivo, las mismas áreas cerebrales, las mismas neuronas determinantes de la postura o actitud de la figura representada. Las áreas activadas dependen de la manifestación inducida. Es el fenómeno de las “neuronas en espejo”. La visión de la imagen evoca en el observador un efecto que le incita, inconscientemente, una actitud similar a la de la figura que está mirando, involucrándolo activamente. El observador no participa entonces pasivamente, sino activamente, de la experiencia plástica, poniendo de sí, completándola.

Qué ocurre cuando falla la “autolimpieza” del cerebro

Las neuronas en espejo se encuentran en la corteza de los lóbulos frontal, ínsula y parietal. Intervendrían en la imitación y el aprendizaje por imitación. Y este fenómeno también tiene un correlato cognitivo.

En la música, una expresión abstracta, el estímulo es auditivo y particularmente intenso, más intenso aún que el visual de las artes plásticas, al menos, a juzgar por los movimientos corporales que la música induce, que reconocen también un mecanismo de neuronas en espejo. De hecho, las neuronas en espejo parecen ponerse en juego en forma marcada en los bailes, en particular en aquellos en los que la pareja se enlaza, y en especial en el tango, en el que uno de sus miembros debe seguir, precisamente “en espejo”, los movimientos danzantes del otro. Es probablemente por este mecanismo que el tango se ha mostrado beneficioso en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, en lo que se conoce como “terapia por la danza”.

Fuente: http://www.clarin.com/buena-vida/psico/Musica-salud-cerebro_0_B1Cv4isD.html

Elige donde quieres compartir

10

Jan 2017

CEREBRO EN MOVIMIENTO

CEREBRO EN FUNCIONAMIENTO

Se dice que la edad correcta para empezar a tocar un instrumento está entre los ocho o nueve años. Claro está, que si nuestra pretensión es ser un gran músico en el ámbito clásico es de total necesidad, pero ni todos tienen este propósito, ni tuvieron la oportunidad de comenzar tan pronto, bien por falta de interés o de oportunidad.
Alejado de querer ser el número uno en la música, y centrándonos en el aspecto de expresarnos de una forma distinta a las palabras, hay que decir que la tocar algún instrumento no sólo es bueno para desarrollar nuestras aptitudes musicales, sino que nos ayuda a mantener el cerebro activo.
Un reciente estudio de la Universidad de Harvard comprobó que la música es un idóneo estímulo para desarrollar y estructurar el cerebro, independientemente de la edad. De esta forma, la música no solo es una forma de deliberar nuestros sentimientos, o de ocultarlos, sino que se convierte en un aspecto importante en nuestra salud mental y física. El placer que nos genera escuchar música tiene un poderoso efecto, vigoriza el funcionamiento neuronal, así como el crecimiento y reemplazo de las células cerebrales.

Así que… ¡Música, maestro!

La música en nuestra rutina

Muchos estudios se hacen para descubrir los beneficios de la música, con el objetivo de encontrar la relación entre la música y su efecto en el funcionamiento del cerebro. Entre las terapias de la medicina alternativa se encuentra la musicoterapia, que puede actuar en diferentes situaciones.

Las emociones

 La música tiene la habilidad de cambiar nuestro estado de ánimo, o simplemente reconfortar el que se posee. Todo depende de lo que escuchemos; siempre hay una música para cada situación, por ello no es correcto centrarse en escuchar un solo estilo de música y rechazar el resto. Toda melodía tiene algo para enseñarnos. Quizá una tranquila, para momentos de tensión, algo fuerte, para dotarnos de fuerza… Obtendremos lo que queremos con nuestrabanda sonora elegida correctamente.
Olvidar el estrés, evadirse del mundo…

 

…O alentarnos en esos momentos en los que olvidamos nuestras metas, y necesitamos un empujón para seguir adelante.

 

El deporte

Quizá no haya algo más motivador que un buen ritmo a nuestro gusto, para que nos acompañe kilómetros tras kilómetros, para sentirnos tan inagotables y fuertes como nuestra música.

Además, multitud de estudios han aprobado lo beneficioso que es la música en el deporte, para mejorar la coordinación motora de nuestro cuerpo. Para ello, lo ideal es música con el ritmo bien marcado.

 

25

Oct 2016

El cuidado de los oídos

El sentido auditivo se encuentra acosado por el ruido que se genera en las grandes urbes y son los adolescentes quienes presentan mayor riesgo a experimentar daños a causa de hábitos como escuchar música con auriculares a gran volumen o hacerlo en bares y discotecas de moda.
Es necesario que los padres tomen conciencia del problema y prevengan a sus hijos del riesgo.
No sólo las calles de las ciudades modernas son mucho más ruidosas de lo que eran hasta hace unas cuantas décadas, sino que el bombardeo de sonidos se propaga hacia sitios que, en otros tiempos, podían proporcionar un poco de descanso a este sentido, como restaurantes, gimnasios e, incluso, en los hogares.
Particularmente, gran cantidad de jóvenes se exponen de manera considerable y constante a fuentes de ruido cuyo efecto puede ir del simple aturdimiento a la generación de “zumbidos” persistentes e incluso pérdida parcial y/o total de la audición.
Así, equipos de música a todo volumen, uso de auriculares y reproductores portátiles de música, así como asistir a conciertos de rock o pop y a clubes nocturnos son importantes factores de riesgo auditivo.
Lo más recomendable es conocer estos factores de riesgo, a fin de tomar las medidas preventivas para cuidar este importante sentido y conservarlo en buenas condiciones durante la mayor parte de la vida.

Sonidos y ruidos

Los seres humanos tenemos la capacidad de distinguir sonidos de distinta naturaleza, siendo muchos de ellos relajantes o suaves, pero también molestos, desagradables o, incluso, tan intensos que lastiman nuestros oídos.
En base a este criterio y con un poco de observación es posible distinguir cuáles son las fuentes de ruido más peligrosas y, por lo tanto, en qué momento este sentido se encuentra en peligro.
Todo lo que escuchamos es medible en decibeles (dB), escala en la que cada tres unidades se duplica la energía sonora percibida.
Aunque la audición puede variar si el sonido es grave o agudo, el rango del oído humano tiene dos umbrales, el de audición (0 dB), y el de dolor (120 dB). A mayor potencia del sonido, menor es el tiempo que resulta tolerable.
Para saber cuál es el nivel de sonido en que nos encontramos, es posible contar con algunas referencias.
Por ejemplo, la intensidad del sonido generado en una conversación ordinaria es de 60 dB, mientras que la de un secador de cabello es de 80 dB; cuando el nivel de ruido ambiental supera los 90 dB resulta difícil oír lo que otra persona está diciendo, incluso si grita.
Una banda de rock toca música en un nivel 100 a 120 dB, que es la misma cantidad de ruido procedente de un avión grande a una distancia de 30 metros; cuando el volumen de ruido es así de alto, la mayoría de las personas lo encuentran molesto, y si la intensidad del sonido supera los 130 dB se percibirá dolor en los oídos.
En el caso en que la intensidad del sonido rebase los 140 dB, la capacidad de audición puede afectarse permanentemente, incluso después de sólo unos segundos de exposición, y cuando el ruido alcanza 180 dB, como al estar cerca de una explosión generada por la pirotecnia, el oído se puede dañar para siempre debido a lesiones graves en el oído medio y oído interno.
Los oídos son una parte muy delicada de nuestro organismo que requieren cuidados especiales para evitar los estragos ocasionados por sonidos demasiado intensos.
Los consejos para procurar su salud, con base en investigaciones, son los siguientes:

1. Ya que la mayoría de la gente no puede vivir sin música, sólo hay que hacer un pequeño esfuerzo para disminuir el riesgo en forma considerable.
Por ejemplo, se puede reducir poco a poco el volumen de la televisión, equipo de música o reproductores de sonido que utilicen auriculares.

2. Se recomienda utilizar tapones específicos para los oídos en los conciertos de rock o centros nocturnos.
Además, es importante no permanecer demasiado tiempo cerca de los parlantes.
Es normal escuchar música muy fuerte en el equipo del auto debido al ruido producido por el motor o el que se genera en la calle, por lo que se debe tener especial cuidado para no subir de más el volumen inconscientemente.

3. Se aconseja acudir a restaurantes y centros de reunión con bajas emisiones de ruido, preferentemente en aquellos con dispositivos que absorban los sonidos (alfombras, decoraciones con telas y cortinas) y donde no se tenga música o televisor de fondo a muy alto volumen.

4. En el hogar, se pueden ajustar silenciadores a los electrodomésticos grandes, en tanto que a los pequeños se les puede colocar hule espuma para reducir el ruido.
También se deben mantener apagados todos los aparatos que no se utilicen.
La decoración del hogar puede recurrir a cortinas que absorban el sonido, al igual que alfombras.
Los agujeros y grietas de las puertas y ventanas de la casa deben sellarse para mantener el ruido en el exterior.

5. Se recomienda utilizar auriculares específicos de protección sonora al emplear herramientas demasiado ruidosas, como la cortadora de césped, y instrumentos de uso industrial, como el martillo neumático, y al practicar ciertos deportes, como el tiro.
Si se trabaja en entornos ruidosos, se debe tener especial cuidado con la audición: no sólo es útil recurrir al uso de protecciones para los oídos, sino que se debe hacer énfasis en aislarse de sonidos molestos al llegar a casa o viajar en automóvil.
Ante todo, si al encontrarse en cualquier lugar se detecta ruido que genera un zumbido o sensación de hormigueo en los oídos, hay que alejarse de la fuente de sonido.

Algo más
     Al margen de esto, otros consejos que bien vale la pena seguir son los siguientes:

A. No emplear bastoncillos  de algodón para limpiar la parte interna de los oídos, ya que se puede dañar el tímpano o empujar el cerumen hacia el interior del canal auditivo y aumentar la producción de cera.

B. Tampoco se recomienda introducir los dedos o la toalla en los oídos, pues también pueden empujar la cera hacia el tímpano y dañar la piel.

C. No introducir objetos ni agua sucia en el oído, ya que se pueden producir infecciones que desemboquen en problemas de audición.

D. La acumulación de cerumen en los oídos no es agradable, pero los oídos necesitan esta sustancia para lubricar la piel del conducto auditivo y para transportar polvo, suciedad y células muertas al exterior.

E. Sólo hay que recordar que vale la pena acudir al otorrinolaringólogo cuando se detecten silbidos o zumbidos dentro de los oídos, dolor en el canal auditivo, sensación de tener algodón dentro de éste o dificultad para escuchar después de que se ha expuesto a música con volumen alto.
También, cuando la producción de cerumen parece más abundante de lo normal.

 

Embarazo

Prohibido el alcohol
Todo lo que una embarazada coma y beba afecta a su bebé.
Si bebe alcohol, esto puede dañar su crecimiento, pudiendo desarrollar problemas emocionales y físicos que quizás lo acompañen por el resto de su vida.
Los niños que nacen con problemas muy serios causados por el alcohol tienen síndrome fetal alcohólico (SFA), el cual puede causar una inmensa cantidad de serias consecuencias.
Ellos estarán en riesgo de:

* Nacer más pequeños.
* Tener problemas al comer o al dormir; para oír o ver; a la hora de seguir instrucciones; al aprender a hacer cosas simples o al tener que prestar atención y aprender en la escuela.
* Necesitar maestras y escuelas especiales.
* Presentar inconvenientes para relacionarse con otras personas y en controlar su comportamiento.
El SFA es fácilmente prevenible, sólo hay que evitar la ingesta de bebidas alcohólicas durante el embarazo.
La mujer embarazada no debe beber alcohol porque, al hacerlo, también lo hace su bebé, al igual que todo lo que ingiere.

Los beneficios de la gimnasia
     Antiguamente se trataba a las mujeres embarazadas como enfermas y se las recluía hasta el parto.
Ahora, la posibilidad de realizar ejercicio durante el embarazo, no sólo no está contraindicada, sino que es recomendable.
Es primordial consultar al médico respecto de si el tipo de ejercicio preferido es aconsejable de acuerdo al estado físico y a las condiciones del embarazo.
Las ventajas de hacer ejercicio durante el embarazo son muchas:
* Incrementa la autoestima, minimizando la depresión y la ansiedad.
* Ayuda a mantener un ritmo de aumento de peso adecuado.
* Reduce el malestar relacionado con el embarazo: aumento de peso y volumen, menor coordinación y apatía.
* Disminuye la posibilidad de cesárea.
* La recuperación tras el parto es más rápida.
* Se acelera la recuperación del peso anterior al embarazo.
* Incrementa los niveles de energía y de bienestar.
* Mejora la calidad del sueño.
* Ayuda a prepararse para la maratón del parto.
La mujer que decida emprender una gimnasia deberá considerarla como una rutina más de su vida, pero también tener cuidado con los mensajes que el cuerpo le envía, debido a que está cambiando continuamente y un ejercicio que era habitual dos días atrás, hoy puede ser peligroso.
Es necesaria la ingesta de mucho líquido antes y durante el ejercicio, y realizar las paradas necesarias.
También, evitar hacer gimnasia cuando la temperatura ambiental sea alta y haya mucha humedad.

Elige donde quieres compartir

  • Facebook